Merchandising para impulsar tu empresa


El merchandising es mucho más que colocar artículos en una estantería o regalar artículos publicitarios. Es el proceso de diseñar, planificar y aplicar estrategias de marketing eficaces para vender productos o servicios.

El objetivo del merchandising es asegurarse de que los productos adecuados estén en el lugar correcto, en el momento adecuado y con el precio correcto. O que tu objeto lo tenga la persona indicada ya sea tu cliente para seguir adquiriendo tus servicios o tus potenciales clientes.

También se trata de asegurarse de que los clientes puedan encontrar lo que buscan cuando entran en su tienda o visitan su sitio web, ya sea en un local físico o en una tienda online.

El merchandising también ayuda a las empresas a desarrollar nuevos productos y servicios investigando las necesidades y deseos de los clientes, así como las tendencias del mercado. Es una de las cosas más importantes que puede hacer para impulsar su negocio, porque le ayuda a destacar entre la multitud. También le da la oportunidad de promocionar sus productos y servicios, lo que puede aumentar las ventas. Si quiere causar una impresión duradera en los clientes, debe asegurarse de que su tienda tenga una presentación visual atractiva.

Lo primero en lo que se fijan los clientes cuando entran en su tienda es en lo que tienen delante: los propios productos. Si esos productos están mal expuestos u organizados, a los compradores les resultará difícil encontrar lo que buscan y es posible que se vayan sin comprar nada.

Hay muchas formas diferentes de comercializar su tienda. Puede utilizar estanterías o expositores de pared, así como estantes detrás de los mostradores, donde los empleados pueden colocar los artículos fuera de la vista, pero que sigan siendo accesibles para los clientes que los deseen”.

No basta con tener un buen producto para asegurarse de que se vende. Tiene que mostrar a sus clientes qué es el producto y cómo puede beneficiarles. Por ejemplo, si vende ropa, debe exponerla en la tienda para que puedan ver su aspecto cuando la lleven puesta.

Cuanto más visible sea un producto, más probable será que se venda. Cuando la gente vea que no hay clientes mirando un determinado producto, asumirá que ese producto no tiene valor y, por tanto, tampoco lo comprará.

Hay muchos tipos de merchandising, pero hoy nos centraremos en cuatro tipos principales:

1. Expositores en el punto de venta:

Los expositores en el punto de venta son aquellos en los que los minoristas colocan los artículos para que los clientes los vean nada más entrar en la tienda. Suelen incluir elementos como carteles o pósteres con información sobre productos específicos, diseñados para llamar la atención de los compradores y animarles a comprar esos artículos en lugar de otros de la tienda. Algunos ejemplos de expositores de punto de venta son las pancartas de venta, las etiquetas de los estantes (es decir, los carteles que cuelgan de las estanterías), las etiquetas de precio de la mercancía y otros materiales promocionales.

2. Empaquetado:

El embalaje se refiere específicamente a la forma en que se presentan los productos cuando se venden en las tiendas o en línea; piense en lo mucho que hay que pensar para asegurarse de que un paquete tenga un aspecto atractivo y atrayente para que los clientes quieran abrirlo y ver de cerca lo que hay dentro.

Por eso la importancia del packaging para posicionar tu marca, producto o servicio, El envase incluye elementos como las etiquetas del producto, los cartones utilizados para los productos con formas que sin lugar a dudas llama la atención de los consumidores, suele utilizarse mucho cuando son productos de edición limitada.

3. Reclamo publicitario:

Este es un tipo de merchandising ideal para empresas de todo tipo que quieran captar la fidelización de sus clientes a través de un pequeño regalo corporativo, desde bolígrafos, agendas, botellas, mochilas, tazas y todo lo referente a la personalización de objetos publicitarios. Nos permite posicionarnos en la mente del usuario al tener un objeto con el logo o los colores de tu empresa.

Imagina a tu cliente tomando su café favorito todos las mañanas en una taza personalizada, o que tenga una bolsa de tela con tu eslogan cada vez que va al supermercado, inconscientemente tu empresa se esta posicionando con un objeto cotidiano.

4. Ropa y prendas:

Imagínate que tu empresa tenga la oportunidad de participar como patrocinante de una maratón de Nueva York o en la carrera de San Silvestre, donde participan miles de personas y es televisado a nivel nacional, y tu logo este allí; en la camiseta de cada uno de los corredores. Todos van a querer esa camiseta incluso así no haya participado de la carrera, y ahí estará el logo de tu empresa, recordándole a ese potencial cliente que tus servicios pueden ayudarle en algún aspecto de su vida.

La ropa esta presente en nuestras vidas y si es usada como estrategia de marketing para posicionar tu marca, producto o servicio es una excelente manera de alcanzar tus objetivos. Desde ropa para mujer y hombre hasta prendas como viseras, gorras, medias y más.

Sin lugar a dudas sea cual sea tu estrategia debes implementar el merchandising para conquistar el corazón de tus clientes y potenciales clientes y cuentas con Publicidad X para impulsar tu negocio.

Atte: El Señor X

Diseño web adaptado a dispositivos móviles Madrid